España

Viajar con migraña: 7 consejos

Cuando convivimos con la migraña, ya sea crónica o episódica, debemos tener una serie de consideraciones al organizar nuestras vacaciones.

Como siempre digo, debemos organizarnos para que la migraña interfiera lo menos posible en nuestra vida, pero sabemos que lo hace igualmente. Ojalá pudiéramos dejar la migraña en casa mientras nosotros nos vamos de vacaciones, o pagarle un viajecito de ida y sin vuelta a nuestra querida amiga migraña. Pero, desgraciadamente, sabemos que nos toca convivir con ella.

¿Qué podemos hacer entonces?

La prevención aquí es muy importante y para prevenir, debemos organizarnos.

1. KIT PARA LA MIGRAÑA

Prepara tu neceser especial para superar, de la mejor manera posible, un ataque de migraña.

En ese neceser llevarás todo lo que sueles necesitar cuando viene ese ataque y que tienes en casa. Aunque algunas cosas no las utilices siempre, más vale ser precavido y ponerlas.

Este neceser deberías tenerlo en tu puesto de trabajo o incluso en tu bolso si sueles moverte mucho y un ataque puede pillarte lejos de casa.

Este neceser llevará lo que tú decidas, lo que a ti te funcione.

A modo de ejemplo, te dejo ideas de lo que puede contener y que a mí me funcionan.

  • Medicación preventiva y para el ataque: tu medicación siempre va contigo, pero no está de más que aquí pongas siempre una pastilla de cada una de las que usas para un momento de emergencia.

  • Antifaz: Para asegurarnos una buena oscuridad en cualquier lugar. No tengas vergüenza a ponértelo en un avión, tren, una sala de espera o incluso en un espacio público y recuperarte. Yo he llegado a encerrarme en un baño con el antifaz puesto y dejar pasar 15 minutos para recuperarme. Este antifaz puede ser de tela o incluso los que puedes mantener en frio, si te funcionan mejor.

  • Tapones de oídos: Aunque muchas veces en casa no hagas uso de ellos, en los viajes suele ser aún más imprescendible. Ruidos desconocidos, ruidos en los transportes, en los hoteles, o el típico sistema de ventilación que no para en las habitaciones de hotel.

  • Bolsa de gel de frío/calor/bolsa de agua caliente o Almohada de hierbas de calor: muchos pacientes usan el frío y/o el calor durante un ataque de migraña. No me digáis que nunca habéis recurrido a una lata de una nevera del minibar para ponértela en la frente, nuca o cuello.

  • Pinzas o similar para cerrar bien las cortinas: en mi opinión, no hay nada más incordiante y que más me pueda molestar en un ataque que las cortinas no cierren y entre un rayo de sol que, además, justamente te da en toda la cara. Por eso, siempre tengo una o dos pinzas que me permitan enganchar las cortinas y asegurar que se cierran bien.

  • Bolsas para náuseas y vómitos: si sueles tener náuseas y vómitos en tus ataques es bueno que siempre lleves una de estas bolsas encima, en el neceser, e incluso que la dejes en el coche.

  • Calendario: lleva un papel que te permita anotar las crisis, desencadenantes y cualquier síntoma asociado. A menudo, cuando estamos de viaje cambiamos rutinas, por ello, llevar el control de cómo nos afecta nos permitirá seguir conociéndonos mejor y posteriormente poder informar a nuestro médico.

kit migraña.png

 Así pues, no te olvides de tu meter en la maleta tu kit para el ataque de migraña.

2. Botella de Agua

El segundo consejo es que lleves siempre contigo una botella de agua para asegurar la hidratación. Cuando viajamos solemos estar muchas horas fuera, paseando, haciendo excursiones, desplazándonos. Por ello, como estamos entretenidos, olvidamos beber frecuentemente y necesitamos asegurarnos que estamos correctamente hidratados. No esperes a encontrar el sitio para comprarla, sino que intenta llevar siempre una tuya encima y bebe frecuentemente.

3. Comida, Snacks

Es lo mismo que con la botella de agua, nos olvidamos de comer o no tenemos tiempo. Como sabéis ayunar o estar muchas horas sin comer suele no ser recomendable para nosotros, por ello, si llevamos algún pequeño snack que nos permita mantener la energía, nos ayudará a prevenir un ataque.

4. Descansa correctamente

Es fácil decirlo, pero no estar en nuestra habitación o nuestra cama suele afectar al descanso y esto, sumado al cansancio que solemos acumular durante el viaje, no nos ayudará nada en nuestra gestión de la migraña. El calor tampoco suele ayudar a descansar correctamente.

Por todo ello, no dudes en comentarlo con tu médico si sabes que suele costarte dormir fuera, o que cualquier cambio alterar tu ritmo, quizás encontráis remedios para ese momento. Un buen descanso es importantísimo para todos, por lo tanto, es importante que lo respetes y que lo planifiques bien en tu viaje. Generalmente, las personas que padecemos migraña no nos adaptamos bien a los cambios en los patrones de sueño, por ello, si este cambia o se vuelve inconsistente (nos despertamos frecuentemente por el calor, por el ruido o por estar incomodos) debemos intentar controlarlo y ponerle remedio para evitar el ataque.

5. Consulta y preparación

Planifica tu destino. Si vas al extranjero, o incluso a otra comunidad, busca dónde puedes acudir en caso de una crisis y qué es lo que podrás o no podrás adquirir en la farmacia. Quizás debas sacarte una tarjeta sanitaria de viaje. Cuanto más planificado lo tengas, más fácil será si necesitas hacer uso de un servicio así, y ello te generará menos estrés.

Si vas a viajar acompañado y esta persona no conoce tu dolencia, deberías explicárselo y que sepa qué puede hacer para ayudarte en cada momento, incluso que sepa que si lo único que necesitas es descansar en soledad, que te deje hacerlo sin que tú te sientas mal.

6. Protección

En esta época del año el sol y el calor son una constante en la mayoría de los destinos. Es importante que lleves contigo unas gafas de sol y un sombrero o gorra si suele molestarte la luz solar y el calor excesivo. Los destellos solares pueden ayudar a desencadenar un ataque y, además, cuando ya estamos con el ataque, muchos solemos soportar aún menos la luz y la claridad típica del verano.

7. Plan B

Especialmente si viajas acompañado, es importante que tengas planes B para hacer si a ti te da un ataque que te obliga a quedarte en el hotel. Si viajas sola con niños, ten preparadas actividades que puedan hacer sin ti o busca un espacio donde puedas dejarlos con supervisión mientras tú te recuperas.

Y hasta aquí los 7 consejos de cómo viajar teniendo migraña, aunque el consejo más importante es que planifiques previamente pero luego olvídate y disfruta del viaje y de las vacaciones. Es el momento de divertirse y coger fuerzas. No temas por el ataque antes de que aparezca, y si aparece, intentemos minimizarlo lo máximo y que no interfiera demasiado. No te sientas culpable si toca cambiar los planes. #SurfeaLaMigraña y cuando estés recuperada sigue para adelante.

¿Tienes algún consejo más que te funcione?

Feliz verano

Patricia

CNS-ES-NP-00006

Comparte esta página:

Encontré este post: