España DESDE MI VENTANA

6 maneras de volver a ser positiva después de un infarto

Sé positiva en la vida después de un infarto de estas seis formas. ]¿Por qué elegí seguir siendo positiva después de un infarto? Un infarto puede ser un episodio bastante devastador y es posible que te preguntes cómo seguir adelante con tu vida. Sufrir un infarto de forma inesperada a los 38 años me afectó profundamente.

Tras el infarto, podría haber renunciado a vivir y deprimirme pensando que no me quedaba nada por lo que vivir. Podría haber sucumbido a los pensamientos de que mi mundo estaba llegando a su fin porque mi corazón no estaba sano. Podría haberme dicho a mí misma que no podía hacer nada porque no podía proteger mi corazón. En cambio, decidí buscar el lado bueno de mi experiencia.

Mientras estaba en la unidad de cuidados intensivos, elegí tener una visión positiva de la vida. Aquí tienes las seis acciones que realicé para volver a ser positiva después del infarto.

Empecé un blog

Me hacía muchísimas preguntas mientras recibía tratamiento en el hospital. Sabía que probablemente otras personas en mi misma situación también se las harían, así que quería documentar lo que me estaba sucediendo para ayudar a otros. Decidí comenzar un blog para dar a conocer mi historia. Esperaba que animase a otras personas a cuidar mejor de su cuerpo. Y esperaba que me animase a cuidar mejor de mi cuerpo por la salud de mi corazón.

¿No tienes ganas de compartir tu historia con el mundo? ¿No quieres el estrés del compromiso?

Cómprate un diario y cuenta lo que quieras, mucho o poco, sobre tu experiencia. Escribir tus pensamientos y sentimientos puede ayudarte a sobrellevar y procesar un episodio tan estresante como un infarto.

Empecé psicoterapia

La depresión es frecuente después de sufrir un infarto. Tenía la culpa del superviviente y me preguntaba por qué vivía cuando tantas otras personas morían. Le expresé estos pensamientos al cardiólogo unos meses después de padecer el infarto y me sugirió que fuera a un psicoterapeuta. La depresión tiene altibajos y la psicoterapia me ha ayudado a controlar mis síntomas y superar el pensamiento negativo. Mi psicoterapeuta es excelente escuchando y me ayuda a modelar mis pensamientos y cambiar mis comportamientos. Ella me ayudó a darme cuenta de que estoy aquí por una razón y que tenía que valorar la vida y disfrutar de cada minuto.

Ahora tengo las herramientas para disfrutar de un pensamiento más positivo cuando me siento deprimida. No todo el mundo necesita ir a un psicoterapeuta, pero es importante buscar ayuda si tienes depresión.

Yo voy cada tres o cuatro semanas. Es una fuente constante de apoyo para mantenerme positiva. 

Empecé a coleccionar cosas con forma de corazón 

De niña me encantaban los corazones y las cosas con forma de corazón.

¡Mi habitación estaba decorada con cojines con forma de corazón, una colcha con corazones y papel pintado de corazones! 

Esta pasión ha vuelto después de sufrir el infarto. Ahora, he empezado a coleccionar baratijas con forma de corazón de nuevo. Compro adornos, cojines, ropa (mi favorita), alfombras y joyas con corazones. Rodearme de este símbolo me recuerda la suerte que tengo de estar viva.

Me han dado una segunda oportunidad en la vida y doy gracias por ello cada día. 

Me rodeé de mensajes inspiradores 

Pego frases en las paredes con mensajes que me recuerdan lo afortunada que soy. Leer estas frases me anima cada vez que me deprimo. ¡Hasta se sabe que tengo un mensaje inspirador como contraseña en el ordenador del trabajo! Recitarlo a primera hora de la mañana es una excelente manera de comenzar el día.

Practiqué la paciencia

Mi médico me dijo que tenía que relajarme y deshacerme del estrés de mi vida por mi corazón. Para mí, eso significaba aprender a ser paciente. Ya no me enfado ni me estreso cuando estoy en un atasco (que por cierto es muy a menudo). El atasco podría deberse a un accidente y eso podría significar que el día de otra persona es mucho peor que el mío. En lugar de ello, doy gracias y rezo una oración. Incluso intento no perder la paciencia en la larga cola del supermercado.

Puede que esté esperando porque alguien está utilizando vales de descuento de compra. Nunca se sabe la situación que puede estar pasando otra persona, así que trata de ser paciente.

Me recuerdo a mí misma que tengo la fortuna de estar viva. Esta forma de pensar me ha ayudado a ser mucho más paciente desde el infarto. Mi nivel de estrés ha bajado enormemente.

Trato de devolvérselo a la comunidad

Soy voluntaria en la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón). Me gusta colaborar con una organización que ayuda a otras personas con cardiopatías. Todos los años desde que sufrí el infarto, he trabajado incansablemente para recaudar dinero para la marcha cardíaca local de esta asociación en mi zona. Este año recaudé más de 5000 dólares de amigos, compañeros de trabajo, familiares y colegas. Sé voluntario en favor de cualquier causa que sea importante para ti. Te sentirás bien haciendo algo por tu comunidad y eso puede ayudarte a ser más positivo.

El infarto me dio una visión completamente nueva de la vida. Siento una nueva compasión por las personas y, en general, soy mejor persona. Ser más positivo me hace sentir genial, incluso en los días malos.

Comparte esta página:

Encontré este post:


Fuentes - Fuentes Heart disease and depression: