España

6 Maneras de normalizar la salud mental cada día

Los grandes cambios en mi vida suelen venir de acciones pequeñas pero constantes. Estos hábitos pueden tener un impacto enorme en mi salud mental y en el trabajo que desempeño.

Las campañas y los días nacionales para la salud mental establecidos son una parte importante de la concienciación. Pero hay muchas otras formas en que podemos cambiar las percepciones y apoyar la salud mental todos los días.

Basándome en mi experiencia personal como defensor de la salud mental, hay seis maneras en las que podemos incorporar la conciencia de la salud mental en nuestras rutinas diarias y en las comunidades locales.

Revisa y profundiza con tus amigos y seres queridos

Las comunidades en Internet suelen señalar que el mero hecho de tener a alguien que escuche sin juzgar es la forma más útil de apoyo.

¿No has tenido noticias de un amigo en algún tiempo, o sabes que están pasando por un momento particularmente difícil? Sé proactivo.

Contacta con ellos y comprueba. Pregunta dos veces si se despiden como si todo estuviera bien. Llévalos a una cita médica o acompáñalos a su médico o profesional de la salud mental por primera vez si están nerviosos.

Habla más abiertamente sobre tu condición

 Las historias que a menudo escuchamos sobre la salud mental suelen ser versiones extremas o resumidas de la historia de una persona. ¿Qué hay de las formas cotidianas en que la depresión, la ansiedad y otras condiciones de salud mental afectan a la vida?

Compartir con regularidad tus experiencias puede ayudar a los demás a entender lo que es padecer una enfermedad mental y reducir el estigma.

No olvides añadir los aspectos más neutrales, humorísticos o positivos de vivir con una enfermedad. No es para dar importancia a lo que estás pasando, pero proporciona una imagen completa y equilibrada de cómo es realmente la vida.

Corregir a alguien (educadamente) si dice algo que estigmatiza o que es incorrecto

Indica cuándo una historia, una broma o una frase sobre salud mental es difamatoria o falsa. Aborda el tema con suavidad y amabilidad. Hablar puede ser difícil, especialmente si tienes ansiedad. Pero es importante.

Los estereotipos suelen estar arraigados en nuestras mentes a causa de las películas, los libros y otros medios de comunicación, por lo que debes explicar cómo el hecho de oír estas percepciones puede perjudicar a los demás (o a ti mismo). Explica cómo la investigación muestra que una percepción determinada es en realidad falsa.

Fomentar los diálogos sobre salud mental en el trabajo

Habla con el departamento de Recursos Humanos de tu empresa, sobre la implementación y el fomento de días de salud mental para los empleados.

Pregunta a tu jefe o al departamento de Recursos Humanos si la compañía tiene programas para la salud mental de los empleados. Si no hay ninguno, señala la necesidad y el beneficio de estos planes. Si la empresa, en un principio, no considera necesario la implementación de estos planes, considera hablar con otros empleados para que pidan un cambio respecto a esta idea.

¿Eres autónomo? Concédete un poco de tiempo libre y establece los límites adecuados con tus clientes para poner tu salud mental en primer lugar.

Organiza o participa en un grupo de apoyo

Los grupos de apoyo locales o en Internet construyen comunidad. Si te involucras, es probable que conozcas a otras personas que están pasando por problemas similares y que tengan una manera consistente de obtener la ayuda y el estímulo que necesitas.

¿No puedes encontrar un grupo en tu zona? Considera la posibilidad de organizar uno o ayudar a organizarlo, ya sea para tus amigos y tu red cercana o para tu comunidad en general.

Trabaja para mejorar el lenguaje en torno a la salud mental

A veces puede ser muy difícil saber qué es lo que hay que decir. Es fácil presionar o juzgar accidentalmente a alguien que está pasando por un momento difícil.

En Internet hay muchos consejos y guías útiles que te pueden ayudar para apoyar a alguien con depresión.

Conclusiones

Estas son sólo algunas de las formas en que podemos empezar a mejorar nuestra comprensión colectiva de la salud mental. Llevar a cabo pequeñas acciones regularmente hace más fácil hablar abiertamente sobre las luchas que todos afrontamos. Esperemos que haciendo esto, podamos reducir el estigma y apoyarnos unos a otros.

¡Espero con ilusión ese día!

 

Para obtener más información sobre cómo gestionar la depresión, comuníquese con su médico o equipo de atención médica.

Comparte esta página:

Encontré este post: