España

Consejos para sobrevivir a un embarazo teniendo Esclerosis Múltiple

Muchas de nosotras tenemos la ilusión de ser madres, pero, a veces, decidirte a dar el paso a cambiar tu vida de esa manera puede costar un poco, y si encima tienes Esclerosis Múltiple ya las cosas se complican aún más. Surgen dudas de qué pasará en tu cuerpo durante esos nueve meses, cómo vivirás el postparto y si serás capaz de enfrentarte a la maternidad, esa nueva etapa de tu vida llena de luces y sombras. Mi respuesta es sí, tajantemente sí. Si tu ilusión es convertirte en mamá, nada ni nadie puede pararte. Por muchos contratiempos o dudas que puedan surgir, el vínculo con tu bebé es tan fuerte y tan especial que, todo lo que pueda pasar, eres capaz de superarlo.

Yo soy mamá de un niño de 4 años y la experiencia fue tan increíble que no he dudado en repetirla. Eso sí, buscando el momento adecuado, sin prisas ni presiones. Pero mi cuerpo y mi mente me decían que, no solo estaba preparada, sino que necesitaba volver a pasar por un segundo embarazo porque la maternidad es la experiencia más hermosa que puede vivir un ser humano.

Aquí os dejo algunas recomendaciones, o sugerencias, que a mí me han funcionado y que creo que os pueden servir si aún os encontráis en el proceso de tomar la decisión.

Habla con tu neurólogo

Lo primero de todo, tanto si tienes dudas como si lo tienes muy claro, es que hables con tu neurólogo. Pídele consejo sin miedo, porque él mejor que nadie puede aconsejarte y ayudarte a planificar tu embarazo. Él o ella te dirá cómo interfiere tu medicación y te aconsejará la más adecuada para tu caso y tus circunstancias. Pregúntale cualquier duda que te surja, por muy tonta que te parezca, desde cómo afectará a tus síntomas, hasta en qué hospital debes dar a luz o cómo debes encarar la lactancia. ¡Todo lo que te preocupe!

Siempre sé consciente de tu situación

Como bien sabes, la EM es una enfermedad crónica cuyos efectos no se pueden prever en el tiempo. Por lo tanto, es importante que pienses tanto a corto como a largo plazo, pero sin que esto te condicione, porque la mayoría de dificultades futuras pueden solucionarse con una planificación y atención adecuadas en el momento en que aparecen.

No ocultes tus emociones y apóyate en los tuyos.

El embarazo es un momento especialmente sensible para cualquier mujer, CUALQUIERA, no lo olvides, no eres la única. Tu cuerpo está sufriendo una serie de cambios producidos por tus hormonas que conseguirán alterar tu estado anímico. Llora, grita y patalea si lo necesitas, es muy sano. Si te sientes agobiada, acude a tu pareja, familia, amigos o terapeutas y sácalo todo fuera. Es muy importante que cuides tu salud mental también durante estos meses.

No te asustes por tus síntomas

Determinados síntomas comunes en la enfermedad, como la fatiga, los problemas urinarios o el estreñimiento, pueden empeorar de forma transitoria durante el embarazo, pero no por tu situación, te repito, es algo que le pasa a cualquier mujer en estado de gestación.

Desdramatiza

Desdramatizar la EM es también una forma de ayudar a superar los malos momentos, tanto a ti como a los tuyos. No dudes en tomar las riendas de tu vida con independencia de lo que los demás piensen o digan. Durante tu proceso de maternidad, escucharás muchos comentarios que pueden poner en duda tu capacidad para cuidar de tu bebé o para superar algunas etapas difíciles. No dejes que te afecten, tú mejor que nadie sabes de lo que eres capaz.

Huye del estrés

No me canso de insistir en este punto, pero creo que el estrés y la ansiedad son los peores enemigos que una persona con EM puede tener. Tómate estos meses con calma, descansa todo lo que puedas y cuídate al máximo para intentar evitar recaídas. No dudes en pedir ayuda cuando la necesites y déjate mimar.

Serás una embarazada más

Las mujeres con EM no tienen por qué tener embarazos diferentes a los de cualquier otra mujer. No te sorprendas si en tus visitas prenatales con tu obstetra, este no le da ninguna importancia a la enfermedad y te trata como cualquier otra mujer embarazada. Es que eres una más, ¡disfruta la normalidad!

El embarazo será una época de pausa y relax

Durante el periodo de gestación, el riesgo de sufrir un brote suele ser más bajo. La enfermedad parece encontrarse en stand-by durante esos meses, aunque tus síntomas seguramente sí seguirán ahí. Por eso, es importante que descanses y te relajes para no empeorarlos.

La conclusión más importante es que, durante el embarazo, la mujer produce una mayor cantidad de hormonas femeninas, lo que puede potenciar la capacidad del sistema inmunológico para hacer frente a la enfermedad. Esto es un factor fundamental que debes tener en cuenta para tomar tus decisiones. Así que, ahora, vive el momento y ¡disfruta de tu barriguita!

MULTI-ES-NP-00005

Comparte esta página:

Encontré este post: