España

Volver a la consulta tras el Covid-19, un riesgo necesario

El uso de la telemedicina y las consultas telefónicas se han impuesto durante estos meses en los que la pandemia ha colapsado nuestros hospitales y nos ha hecho recluirnos en casa por miedo al contagio.

Sin embargo, las consultas presenciales con nuestros neurólogos, son sin duda, un trámite necesario para los pacientes con esclerosis múltiple. La exploración neurológica o las pruebas médicas son factores decisivos para el control de nuestros síntomas y por tanto para asegurar nuestro bienestar.

El Covid sigue ahí, sí, pero recordad que nuestra enfermedad también. Somos pacientes crónicos, la esclerosis es nuestra compañera de vida, y los dos, paciente y enfermedad necesitamos que nos vean, que nos atiendan en vivo y en directo.

Somos miles los pacientes que la pandemia ha ocultado. Que hemos pospuesto, por voluntad propia o porque no nos han dado otra opción, nuestros tratamientos y revisiones. Ahora es momento de reivindicar nuestro sitio, de que nos escuchen, de que nos vean y de que nos traten con la importancia que una enfermedad como la nuestra merece.

Confiamos en nuestros médicos para tratarnos año tras año, confiemos también en que tomarán todas las medidas para mantenernos a salvo. Si algo han enseñado estos caóticos meses  a los profesionales de la salud, es a reinventarse. A convertir los hospitales en lugares mucho más eficientes y seguros. La precaución extrema, la menor concentración de pacientes y los circuitos diferenciados entre pacientes covid y no covid, son algunas de esas herramientas que nos dan la tranquilidad de pisar un suelo hospitalario sin miedo a sentirnos vulnerables.

Pero recordad que la precaución también está en nosotros y el sentido común debe ser nuestro mejor compañero. No te confíes, no subestimes al virus y no te desprendas de tu mascarilla. Mantén la distancia de seguridad, usa gel hidroalcoholico si no puedes lavarte las manos con agua y jabón, y respeta siempre todas las indicaciones que te den los expertos.

¿Y qué ocurre con la salud mental?

La salud mental es una de las grandes olvidadas por todos nosotros, sin embargo una enfermedad traumática como la nuestra puede derivar en numerosos problemas que afectan la salud de nuestro cerebro. ¡Y en tiempos de pandemia aún mucho más!

La ansiedad o la depresión son compañeras habituales de muchos pacientes de Esclerosis Múltiple. La incertidumbre, los síntomas que están siempre ahí presentes y que pueden limitar tú día a día, son algunas de las causas para que las enfermedades mentales se apoderen de nosotros. Y tras largos meses en los que hemos estado recluidos, sin poder hacer nuestra vida “normal” estas patologías pueden haberse agravado o si aún no habían aparecido, haber debutado por primera vez. A veces es difícil reconocer los síntomas, por ello es muy importante que al primer signo acudas a un especialista para que pueda valorarte.

La apatía, la tristeza o la desgana, son sentimientos por los que todo ser humano pasa alguna vez, pero si estos se han vuelto constantes, no dejes que se cronifique. Además padecemos una enfermedad del sistema nervioso central por lo que el estado de ánimo es un factor crucial en el desarrollo de la evolución de nuestra esclerosis.

Empieza buscando un psicólogo que te de confianza. Investiga por internet las diferentes corrientes psicológicas y tipos de terapias existentes y escoge la que más creas que se puede adaptar a ti. Pide una cita y acude a consulta sin dudarlo. Si aún eres reticente a salir de casa, también hay muchos profesionales que se han adaptado a los nuevos tiempos y realizan la consulta de manera telemática para que puedas hacer terapia desde tu sofá sin moverte de casa.

Hay veces que la terapia psicológica no es suficiente y necesitas reforzar con una tratamiento farmacológico. En este caso tu psicólog@ te derivará a un psiquiatra de confianza, que complemente la terapia con una medicación adecuada que ayude a controlar la ansiedad o depresión que puedas estar sufriendo.

Cuando me diagnosticaron la EM hace unos años, y tras pasar el proceso de duelo y aceptación, fui consciente de que había algo dentro de mí que no estaba bien. Y decidí acudir a terapia psicológica para conseguir superarlo. Es un proceso lento, no os voy a mentir, pero sin duda sumamente necesario.  He pasado por diversas etapas y en cada una he necesitado un tipo de profesional o terapia diferente que me ayudará a mantener mi ansiedad a raya. Desde la neuropsicología hasta el EMDR, pasando por el conductismo, todas y cada una de ellas me han servido para sanar mi mente y mantener mi autoestima y mi energía en lo más alto.

Así como tú decidas afrontar la situación, es como tienes el poder de que tus síntomas y la evolución de tu esclerosis inclinen la balanza hacía un lado o hacía otro. Porque tu actitud es tu verdadera fuerza ante la vida. No lo dejes más y ponte en manos de los profesionales de la salud mental. Si esta situación de estrés que hemos vivido ha hecho tambalear tu paz interior, o si antes de que esta pandemia sumiera a nuestra sociedad en el caos, ya notabas síntomas raros en tu estado de ánimo, es el momento, recupera las riendas y mejora tu calidad de vida.

Comparte esta página:

Encontré este post: