En todo el mundo, el mercado de medicamentos falsos mata a miles de personas cada año y deja a muchos más paralíticos o sufriendo graves problemas de salud como resultado de tomar productos falsificados que pueden estar contaminados o vencidos2.

Unidos en la lucha contra los medicamentos falsificados, en Teva se ha implementado un nuevo y revolucionario código de barras 2D que podría significar el fin de estos medicamentos falsos peligrosos. Con un gasto de más de $100 millones, Teva ha creado una nueva técnica de serialización para garantizar la autenticidad de los productos y brindar mayor tranquilidad tanto a los minoristas como a los consumidores, además de evitar que los beneficios ilegales lleguen a manos de los criminales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que las ganancias de los fármacos falsificados suman aproximadamente $200.000 millones, y representan un estimativo del 10 al 15 por ciento del comercio farmacéutico mundial3. Pueden ser vendidos en el mercado negro, por Internet y, en algunos casos, los medicamentos falsos han sido entregados a los pacientes con receta médica.

Como el uso de estos medicamentos falsos crece mundialmente, Teva ha hecho que sus medicamentos sean más difíciles de falsificar con este código de barras 2D, con un número de identificación de control mundial, en 326 líneas de empaquetado. Teva ha estado planeando cómo implementar mejor los nuevos códigos de barras con el gerente del programa Galit Meyran que lidera el proyecto de serialización desde 2015.

Meyran cree que el código de barras le da a los pacientes confianza en los productos que toman. “Estamos lidiando con un código de barras pequeño que tiene un gran impacto en la salud de nuestros pacientes y que cumple con la promesa de la marca. El consumidor puede confirmar que tienen un producto auténtico y que nadie intenta venderles medicamentos falsificados”.

La industria farmacéutica ha puesto énfasis hace tiempo en la rastreabilidad en la lucha contra la falsificación, pero esto no impidió que los criminales continúen produciendo y teniendo éxito con las ventas de los medicamentos falsificados. Los falsificadores han replicado todo tipo de medicamentos, desde medicamentos para el HIV hasta comprimidos contra la malaria, con un estimativo de 1 de cada 10 productos médicos en países de ingresos bajos y medios siendo de baja calidad o falsificados, dice la OMS4.

Meyran, quien ha trabajado con cientos de empleados en 38 instalaciones de Teva del mundo para que este proyecto dé sus frutos, añadió: “En Teva, el trabajo no finaliza con la producción del producto y el ingreso al mercado. Tomamos todas las medidas posibles para asegurarnos de que los pacientes y farmacéuticos puedan verificar que el fármaco que toman es un auténtico fármaco de Teva”.

En los últimos años, Teva ha trabajado con los gobiernos y las autoridades aduaneras de todo el mundo para intentar frenar el suministro de medicamentos falsificados. En 2013, Teva ayudó a descubrir una operación de falsificación sofisticada luego de que un paciente alemán detectara errores de ortografía en el paquete de un medicamento y se pusiera en contacto con la firma. En respuesta a esto, Teva compró algunos de estos productos sospechosos para probarlos en su propio laboratorio y descubrió que, si bien el fármaco contenía ingredientes farmacéuticos genuinos, no era producido por ellos, como decía el producto.

Para combatir la amenaza creciente de medicamentos falsificados y abordar los cambios normativos, Teva cambiará el empaque de miles de millones de comprimidos y cápsulas producidas cada año para incorporar un nuevo código de barras. Dentro de Teva, es la primera vez que un proyecto se pone en funcionamiento en tantos departamentos, tanto en equipos locales como mundiales de todas partes del planeta.

Meyran, una ex jefa de riesgo TI, quien ha trabajado en Teva durante seis años, agregó que el proyecto es el resultado de años de colaboración entre decenas de departamentos. “Este proyecto involucró a un verdadero equipo mundial, incluidos los equipos de diseño de artes, compras, cadena de suministros, empaquetado y muchos gerentes mundiales”, dijo.

“Es un programa mundial importante para la compañía que afectará cada área del negocio. Es un logro increíble ver a tantos departamentos diferentes que se unen para compartir su conocimiento.
“Al igual que una orquesta filarmónica, todos los músicos deben trabajar de forma coordinada y con perfecta precisión para que la pieza suene bien y sea clara”, añadió. “Ha sido un desafío, pero me enorgullece lo que ha logrado el equipo”.

Históricamente, el uso de medicamentos falsificados no llegaba a los países industrializados como EE. UU. y Europa occidental, aunque con tantos consumidores que ahora usan Internet para comprar medicamentos económicos, los ejemplos de medicamentos falsos han visto un repunte en todo el mundo. La OMS estima que en África y en algunas partes de Asia y Latinoamérica, la proporción de medicamentos falsos puede alcanzar el 20% al 30% del mercado5. A menudo, la venta de medicamentos falsificados afecta de forma adversa a quienes viven en el Tercer Mundo, y las ventas de estos medicamentos también han sido descubiertas en los mercados altamente regulados de EE. UU. y la UE.

Para combatir el inmenso daño causado por el uso de medicamentos falsificados, la Administración de alimentos y fármacos de EE. UU. (FDA) introdujo planes en 2014 para presentar regulaciones que asegurarán que cada unidad sellable esté serializada para noviembre de 2018. La Unión Europea (UE) siguió su ejemplo e introducirá la serialización para febrero de 2019, mientras que la Federación Rusa también piensa implementar una regulación similar hacia enero de 2020.

______________________________________

Ver fuente:

[1] Fuente: https://www.strategyand.pwc.com/reports/counterfeit-pharmaceuticals

[2] Fuente: https://www.economist.com/node/21564546

[3] Fuente: http://www.who.int/bulletin/volumes/88/4/10-020410/en/

[4] Fuente: http://www.who.int/bulletin/volumes/88/4/10-020410/en/

[5] Source: http://www.who.int/medicines/regulation/ssffc/publications/gsms-report-sf/en/