Los equipos de Costumer Insights (Visión de Clientes) y Costumer Solutions (Soluciones para el Consumidor) de Teva establecieron una prueba para saber si los dispositivos conectados podrían derivar en mejoras en materia de salud y brindar un mayor sentido de control de la enfermedad. El resultado fue el primer estudio de salud conectado para pacientes con Esclerosis Múltiple (EM) de la compañía y un modelo para inversión futura en salud digital.

El equipo seleccionó tres tecnologías: un reloj inteligente para rastrar la actividad, un sistema de sueño para medir la duración y la calidad del sueño, y una balanza inteligente para capturar los cambios en el peso y la composición corporal.

El enfoque arrojó unas percepciones inesperadas. Dada la forma en la cual fue establecido el estudio, los participantes podían interactuar entre sí. Tal y como observó uno de los miembros del equipo: “Hubo un sentido de creación de comunidad donde las personas podían ayudarse entre sí. Comenzaron a formarse relaciones genuinas entre los compañeros que nunca antes se habían visto y que vivían en diferentes partes del país. Fue algo fascinante”.

Identificar a los socios correctos

Tradicionalmente, este tipo de investigación se hubiera llevado a cabo como un ensayo clínico, pero el equipo sabía que esto costaría millones de dólares, y que solo el reclutamiento de los participantes demoraría meses. A Teva se le ocurrió un enfoque comercial, explorando la facilidad de uso general de los dispositivos en el contexto de una población de pacientes específica.

Identificar a una parte externa que estuviera tan comprometida como el equipo mundial era crítico. Teva desarrolló una relación con el equipo de Withings (ahora propiedad de Nokia) quienes ayudaron con los dispositivos y el análisis de los datos recopilados, así como el equipo de C Space Health, quienes pudieron conseguir a los participantes y ayudaron a lograr los niveles de participación.

C Space Health es muy flexible a la hora de trabajar. Tal y como solicitó el equipo de Teva, crearon un portal de comunidad en línea para los participantes. Esto le permitió al equipo explorar el contexto de los datos que iban recopilando, garantizando que la información del estudio pudiera usarse en el futuro. También elaboraron un plan de aprendizaje detallado basado en las actividades y encuestas regulares para ayudarlos a comprender la experiencia de la gente con los dispositivos inteligentes, incluida su visión sobre lo que es tener un día bueno y malo con relación a la EM y sus sentimientos generales sobre el bienestar.

El beneficio de los datos objetivos

Luego de cinco meses de participación, los pacientes del estudio compartieron sus puntos de vista. Lo que Teva escuchó de los pacientes al final del día fue que sintieron que tenían más campo visual de la enfermedad, porque les brindaron datos objetivos que nunca antes habían visto.

Para Teva, el estudio reveló perspectivas valiosas gracias a la salud digital y otras intervenciones sin fármacos, creando el camino para una futura inversión y exploración.

Por ejemplo, el equipo de Teva aprendió que, si bien los rastreadores de ejercicio típicos se colocan en la muñeca de la persona, las personas con EM a menudo tienen problemas de estabilidad, entonces puede que usen un andador o que se sostengan del brazo de su esposa o marido para caminar. Cuando se da este caso, su brazo no se mueve entonces el rastreador no tomaría los pasos. Claramente, al crear estos dispositivos para este tipo de pacientes, los mismos deben ser personalizados.

Lograr que los pacientes se sientan mejor

La investigación realizada informará soluciones futuras para el Equipo de la marca mundial de EM. También reveló perspectivas que podrían ser relevantes para muchas otras enfermedades crónicas que respalda Teva. La mayor iniciativa es ayudar a que las personas se sientan mejor.

 NPS-ALL-NP-00015 MAYO 2018