España

Uno de los rasgos más importantes de un buen líder es la visión

Sebastian Horn MD es Jefe de Global de Seguridad del Paciente y Farmacovigilancia, responsable de gestionar la información de seguridad para la cartera de productos de Teva y garantizar que la seguridad del paciente sea lo primero. Sus colegas de farmacovigilancia se encuentran en todo el mundo, con grandes centros en varias ubicaciones claves de Teva, incluidas Croacia, Israel, Rumanía y Nueva Jersey. Con sede en Ulm, Alemania, Sebastian nos habla sobre la importancia vital de la seguridad del paciente y el proceso de generar confianza.

Nuestra mentalidad de que el paciente es lo primero, y nuestro amplio alcance, posicionan a Teva fuertemente para mejorar la vida de los pacientes. Nuestra creencia en la centralidad del paciente, junto con la amplitud que nos permite llegar a más de 200 millones de pacientes todos los días, es lo que encuentro como notable e inspirador.

La confianza es esencial para el éxito de una compañía farmacéutica. Mi visión, y también lo que me motiva todos los días, es la aspiración de hacer de Teva la compañía farmacéutica más fiable del planeta. Quiero que todos dentro y fuera de la empresa digan: "Este producto viene de Teva, así que sé que puedo confiar en él", asegura Sebastian.

Desafortunadamente, la industria farmacéutica en general padece una mala reputación entre el público en general, las mismas personas que creen que una vida larga y saludable es una prioridad importante. Los beneficios para la salud logrados gracias al sector sanitario, como una mayor esperanza de vida, la reducción de la mortalidad infantil y la capacidad de combatir enfermedades y encontrar alivio de los síntomas desagradables, se pierden en la falta de confianza del público. La buena noticia es que este desafío para el sector sanitario, es una oportunidad para Teva. Las empresas como Teva, que son capaces de poner constantemente al paciente en primer lugar y mantener unos altos estándares de calidad, tendrán éxito. 

La visión da un propósito común. Creo que uno de los rasgos más importantes de un buen líder es la visión. Una visión clara da sentido cuando se toman decisiones difíciles. Una visión clara proporciona un sentido de propósito y de adaptación cuando las cosas no salen como se esperaba. Un líder destacado es auténtico, seguro e infunde confianza en los demás. Si un líder no está seguro, ¿quién lo estará? Por eso considero que la autenticidad es importante en un líder. No es necesario copiar el estilo de otra persona. Se tú mismo.

Cuando se trata de retos, siempre aconsejo a las personas que tengan una gran visión y no escuchen a los que siempre dicen no.

El trabajo en equipo hace que un sueño funcione. He establecido tres prioridades para mi equipo: 1) pacientes 2) excelencia operativa y 3) personas y cultura. Básicamente, todas las empresas tienen el mismo acceso al conocimiento, las materias primas y financiación. La diferencia entre las organizaciones es su gente y su cultura que respalda la forma en que trabajan juntas.

La cultura que apoya una mentalidad de crecimiento y fomenta nuevos enfoques, al tiempo que ofrece apoyo y busca soluciones en lugar de buscar culpables, es la cultura que diferencia a las empresas con éxito. Compañeros motivados y calificados que trabajan colaborando como equipos de alto rendimiento forman la base de un sistema que es simple, eficiente y bien controlado. Esta base sólida nos permite centrarnos en sobresalir, cumplir.

Vivo en Alemania, al sur de Múnich, con mi esposa y mis dos hijos. En mi tiempo libre, disfruto haciendo deportes acuáticos e yendo a las montañas.

Las personas son importantes para mí. Encuentro mucho más agradable un lugar horrible con gente agradable.

Creo en el valor del asesoramiento. El asesoramiento o tutoría ayuda a convertir los compromisos en acciones. Un buen mentor guía a un discípulo a actuar sobre el cambio personal o profesional, porque a veces los dos están entrelazados. Hay situaciones en las que no podemos hacer cambios en nuestras vidas, incluso cuando entendemos la necesidad de cambiar, y queremos hacerlo. El mentor que elijas debe tener experiencias similares a las tuyas y ser capaz de relacionarse con los retos que enfrentas. Un mentor también debe estar formado en asesoramiento. Sin embargo, hay un problema en el que incluso ni el mejor mentor no puede influir: un discípulo necesita realmente querer cambiar y estar abierto a comentarios, a sugerencias y a recibir preparación.

Perseguir la excelencia. Me motivan las personas que persiguen la excelencia y tienen una mentalidad de futuro en lugar de vivir en el pasado. Hace unos años conocí a un nadador con medalla de oro olímpica. Su fórmula de éxito era muy sistemática: estudiaba los tiempos después de cada carrera y determinaba lo que tenía que hacer para mejorar. No se basaba en los récords del pasado ni se comparaba con otros nadadores. Competía contra sí mismo.

Si pudiera volver atrás en el tiempo, me diría que escuchara más a mi corazón que a mi cabeza. Cuando crecí, el consejo general sobre la carrera a elegir era "haz lo que se te dé bien". Pero yo adopto un enfoque diferente con mis hijos, que ahora están pensando en su futuro. Les digo: "Si quieres hacer algo, inténtalo. No sabrás si es para ti si no lo haces". No todo tiene que estar determinado por un árbol de decisiones. Si algo te apasiona, te encontrará.

Más información:

 

NPS-ALL-NP-00396 AUGUST 2021

Este artículo me ha parecido:

Comparte esta página: