España

6 consejos para controlar la EPOC durante una pandemia mundial

Steven Hudson describe la realidad de vivir con una enfermedad crónica como la EPOC durante una pandemia mundial.

¿Por qué escribo este artículo? Porque quiero que te cuides a ti mismo y a tus seres queridos durante el encierro en sus diferentes etapas.

Debemos tomarnos el COVID-19 muy en serio, especialmente si vives con EPOC. Yo me di cuenta en cuanto empecé a ver los síntomas del COVID de que, si contraía el virus, era muy probable que tuviera problemas.

Quería compartiros algunas prácticas que mi familia y yo hemos seguido durante este periodo. Las pusimos en práctica teniendo en cuenta la información que teníamos en ese momento, así que, si quieres copiar algunas de ellas, asegúrate de adaptarlas según vayan apareciendo nuevas directrices e investigaciones.

Identifica a las personas más vulnerables de tu entorno

Familia, amigos o cualquier persona con la que estés en contacto regularmente. Hay que tener especial cuidado con estas personas, ya que es probable que se queden en casa y mantengan el mínimo contacto con el mundo exterior, lo que también se conoce como "blindaje". En otras palabras, con tus acciones y comportamientos puedes proteger a tus seres queridos vulnerables de los factores de riesgo asociados a la enfermedad. 

Mi mujer Denise y yo vivimos en una casa al final de una terraza, y mi suegra vive al lado. Es una viuda de 84 años y, al igual que yo, tiene EPOC. Obviamente, tiene un riesgo muy alto, y mi mujer estaba comprensiblemente preocupada por la capacidad de su madre para entender cómo protegerse. Desde el principio, decidimos que se mudaría con nosotros durante las doce semanas de encierro. Así podríamos controlar su protección en consonancia con la nuestra. 

Si tú también entras en la categoría de "vulnerable" (como yo), lo mejor es que te asegures de seguir las directrices del gobierno para mantenerte a salvo.

Cuenta a tus amigos y familiares cómo es tener EPOC

Por favor, no tengas miedo de hablar y contar a tus amigos y familiares cómo es tener EPOC y las consecuencias que supondría que te contagiaras del virus si crees que tus amigos y familiares te están poniendo en peligro a ti, y a otros, con sus acciones. Las consecuencias potenciales son demasiado grandes.

Mi esposa Denise y yo tenemos mucha suerte de tener una familia numerosa a la que no tuvimos que incitar a hacer las cosas bien. Escucharon las directrices sobre quiénes eran los vulnerables, y decidieron una línea de actuación para cuidar de sus familiares y amigos. Por desgracia, este tipo de red de apoyo no es el caso de todo el mundo, ya que muchas personas sólo pueden recurrir a unas pocas en las que pueden confiar, si es que lo hacen.

Crear un acuerdo de compra alternativo

Nuestras tres hijas y sus parejas nos traen todo lo que necesitamos. Observan las normas de los supermercados y dejan los artículos en el camino del jardín trasero. Cuando se van, sacamos los artículos de las bolsas, las tiramos al contenedor de reciclaje y rociamos todos los artículos que son herméticos con una mezcla de 15% de lejía y 85% de agua y los dejamos reposar durante una media hora.

Los artículos que no se pueden rociar, como los paquetes con agujeros o los paquetes de cereales de cartón, etc., los limpiamos con toallitas desinfectantes o con un paño humedecido con la solución de lejía y agua. A continuación, nos lavamos bien las manos. Después de media hora, aclaramos los productos con agua o los limpiamos con un paño humedecido con agua. Una vez terminado este proceso, nos lavamos bien las manos con jabón, y el trabajo está hecho.

Si hay personas que pueden ayudarte con la compra, recuerda que debes mantener una distancia de (al menos) dos metros en situaciones en las que, por ejemplo, les quites las bolsas de comida. Sin embargo, para garantizar la seguridad, debes asumir que esas personas han sido infectadas y han dejado rastros de la enfermedad en todo lo que han tocado. Esto se aplica a las entregas de paquetes, entregas de leche o cualquier artículo que llegue del "mundo exterior". En estos casos, te remito a los métodos de desinfección mencionados anteriormente.

Mantener el contacto con la familia y los amigos

En nuestro caso, han venido a visitarnos nuestras tres hijas y sus parejas y nuestros siete nietos, (una familia cada vez). Se sentaban en las sillas que hay dentro de nuestro jardín trasero, mientras nosotros nos sentábamos a unos cuatro metros de distancia en el otro lado del jardín.

Nuestro mayor reto ha sido tener a nuestra familia y amigos cerca y no poder tener contacto físico. En el caso de los nietos y los bebés, ¡es casi una tortura! 

Pero, al menos, tenemos contacto en la mayoría de las otras formas. También jugamos a juegos en WhatsApp como el Bingo, Family Fortunes y hemos hecho algunos concursos de conocimientos generales. A veces decidimos un tema y nos enviamos dibujos tontos. Así es como sobrevivimos como familia a esta crisis. 

Sé que somos muy afortunados por tener tanta gente a nuestro alrededor y que, por desgracia, esta situación no es reconocible para algunas personas.

Para aquellos que tienen muy pocos, o ningún familiar o amigo cercano a su alrededor, si hay alguien con quien puedan hablar por teléfono, por favor háganlo. Incluso una charla de diez minutos de vez en cuando puede evitar que te sientas totalmente aislado. 

Acceso a la asistencia sanitaria

No olvides que la consulta de tu médico de cabecera, sigue estando ahí, y estará encantado de ayudarte con cualquier duda o preocupación sobre tu salud. Esto incluye las cuestiones relacionadas con el COVID-19 y, lo que es aún más importante, todas las demás cuestiones de salud no relacionadas con el COVID-19.

Tu médico habrá tomado medidas para que él y su equipo puedan hacer frente a la carga de trabajo habitual y a la pandemia actual. También puedes hablar con los servicios de apoyo, como los servicios de asistencia social, si tienes cualquier otra preocupación.

No hay nada malo en decir simplemente "estoy preocupado y no sé qué hacer". Habrás alertado a personas que pondrán en marcha cosas para ayudarte.

Mi propia experiencia sobre la forma en que mis médicos han gestionado mis problemas de salud durante esta crisis ha sido muy positiva.

Debido a mis diversos problemas de salud, tengo que someterme a diversos controles (azúcar en sangre, presión arterial, colesterol, actualizaciones de pruebas respiratorias, etc.). También tengo citas ocasionales con especialistas. Mi médico o el hospital me han informado automáticamente de cualquier cambio de fechas y me han comunicado si mi cita presencial se sustituía por una llamada telefónica.

Durante la llamada determinaban si tenía que acudir a la consulta o al hospital para mi revisión o cita. En la mayoría de los casos no fue así. 

Hubo dos ocasiones en las que las llamadas telefónicas no sirvieron, ya que tuve que hacerme análisis de sangre y otros controles físicos. La recepcionista del médico me llamó por teléfono unos días antes de la hora de mi cita y me dijo que llegara a la entrada lateral de la consulta y me dio un número de teléfono al que debía llamar cuando llegara fuera. Así no tuve que pasar por la recepción principal. 

Mantener un régimen de ejercicio

Se supone que debo salir a caminar a paso ligero todos los días debido a mi enfermedad vascular (tengo un stent en la pierna izquierda), pero, obviamente, esto no ha sido posible. Es una pena, porque esto también me ayuda con mi EPOC. En su lugar, ahora estoy haciendo una serie de ejercicios que hice en un curso de rehabilitación pulmonar. 

Tu médico podrá aconsejarle al respecto; de hecho, es posible que ya hayas asistido a uno como enfermo de EPOC. También puedes buscar en Internet "ejercicios para pacientes con EPOC". 

Espero sinceramente que parte de esta información te resulte útil. Son tiempos preocupantes para todos nosotros, y es probable que estemos en esto durante mucho tiempo. Pero, como todos sabemos, pasará, así que cuídate y te deseo la mejor salud posible.

 
RESP-ES-NP-00103

Comparte esta página:

Encontré este post: